Saltear al contenido principal

Hierve, Stephen Graham borbotea en el drama de un restaurante de alta cocina

Este año, en el festival de Karlovy Vary se estrenó un vertiginoso drama de una sola toma con una potente interpretación de Graham como chef que sufre una noche de pesadilla

 

Philip Barantini sirve una pesadilla de una sola toma en este drama ambientado en un restaurante, protagonizado por el formidable Stephen Graham en el papel de un prometedor chef llamado Andy que funciona a base de pura adrenalina, y quizás algo más en esa botella de agua que tiene. Sin cortes a oscuras ni flashes de cámara, Barantini sigue la vertiginosa acción continua en las cocinas y en el comedor mientras la presión empieza a hacer mella en todos. Y si a veces se parece un poco a la televisión, puede ser porque los programas de cocina con cocineros estresados y engreídos que gritan a la gente están por todas partes en la televisión. Uno de esos programas se llamaba «Ramsay’s Boiling Point».

Una tarde, Andy se presenta ominosamente tarde al trabajo, hablando por el móvil, tratando de hacer malabares con alguna situación complicada en su desintegrada vida doméstica. Su personal de apoyo, muy profesional, ya está asombrado por su comportamiento y por la forma en que se espera que lo cubran, incluso cuando se desquita con los miembros del equipo más jóvenes. Sus superiores de confianza son Carly (Vinette Robinson) y el jefe de cocina Freeman (Ray Panthaki). Mientras tanto, la maitre Beth (Alice Feetham) está demasiado dispuesta a satisfacer las peticiones fuera del menú de los molestos influencers gastronómicos con grandes seguidores de Instagram. Hay muchos otros sabores de la trama en este guiso hirviente, pero la mayor pesadilla es que el antiguo jefe de Andy, el famoso chef de la tele, Alastair Skye (un untuoso Jason Flemyng), ha elegido esta noche de todas las noches para aparecer, trayendo consigo a la elegante crítica gastronómica Sara Southworth (Lourdes Faberes); a pesar de toda la fama de Alastair, no está muy contento con lo bien que parece irle a su antiguo protegido. ¿Podría ser su aparición una especie de amenaza implícita?

La terrible verdad es que el negocio de Andy, al igual que su vida, pende de un hilo. Como un colegial malhumorado, Andy ha tenido que empezar la noche escuchando una apenada charla de un inspector de restaurantes que no está nada contento con el estado de la higiene y la dudosa contabilidad. Andy sabe que tiene que mantener el restaurante en funcionamiento a base de descaro, dando la cara en todo momento, aunque esta es la actitud que podría hacer que todo se derrumbe.

Hay mucha fuerza y el ritmo no decae: de hecho, se vuelve más interesante cuando no hay nada evidentemente dramático, sólo la atmósfera ambiental de la cocina y el tictac del contador Geiger de energía nerviosa y nerviosa. Sin embargo, hay algunas discusiones y gritos escénicos que parecen demasiado obvios. Es posible preguntarse si va a haber un gran giro, una gran revelación, una dimensión inesperada en la caracterización: como el molesto Alastair Skye, que insiste en pedir un plato de ramekin de za’atar para espolvorear sobre su risotto, uno puede preguntarse si la acción necesita de alguna manera un poco más. De hecho, el explosivamente potente Graham ofrece un final colosal e íntimo, actuado con una sinceridad total y conmovedora. Tiene presencia, potencia y fuerza.

Maria Calabuig

Siempre he sido una persona inquieta, curiosa y apasionada por las cosas que me gustan de verdad. Llevo más de 20 años trabajando para que producto, cocina y cocineros hagan lo que mejor saben hacer: hacerme muy feliz. ¿Cómo?. Con otra de mis grandes pasiones: el marketing ya sea online como offline y la comunicación donde durante mi experiencia laboral he gestionado proyectos de comunicación y marketing, que me ha permitido enriquecer mis conocimientos, desarrollar una gran capacidad de adaptación a cambios y tener una amplia visión 360º.. Por eso estoy acostumbrada y más me encanta -porque nos vamos a engañar trabajar con periodistas, diseñadores, comerciales, empresas y creativos. La única condición -irrenunciable e innegociable- es que a todos nos una la misma pasión y dedicación por la gastronomía para conseguir siempre los mejores resultados.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar