El legado de Carme Ruscalleda

El Sant Pau cierra, la multipremiada chef sigue con su carrera y nos deja con una importante obra culinaria.


Foto: Monmar Comunicació - Wikimedia Commons

Hace poco más de dos semanas que Carme Ruscalleda dio a conocer el inminente cierre de su restaurante Sant Pau de Sant Pol de Mar, que nació el julio de 1988 y cerrará definitivamente sus puertas el próximo 27 de octubre. Por supuesto, muchos recibimos esta noticia con tristeza, pues el local es ya un icono de la fusión entre las cocinas tradicionales japonesa y mediterránea. Pero esto no significa que la maresmenca vaya a “colgar el delantal”.

De hecho, en una entrevista que la propia Ruscalleda concedió a Gastroeconomy aseguró que ella para nada cierra para jubilarse, sino que da por concluido el negocio después de 30 años. Asimismo, declaró que pretende reinventar “sus compromisos profesionales para darles más recorrido, contenido y futuro a su departamento Cocina Estudio.”

No hay que olvidar ni perder de vista, no obstante, el restaurante que dirige su hijo Raül Balam: el Moments, ubicado en el hotel Mandarín Oriental, en Barcelona. Este ya suma 2 estrellas Michelin y ofrece una propuesta creativa, fresca y saludable inspirada en la cultura culinaria catalana. Por su parte, Mercè Balam, también hija de Carme Ruscalleda, tiene planes de abrir un bar con jardín en el local donde se sitúa actualmente el Sant Pau, junto a su marido Albert Rovira.

Aunque nos quede bastante más lejos, también seguirá abierto el Sant Pau Tokyo, situado en la capital nipona: una réplica del Sant Pau Sant Pol de Mar, tanto en la filosofía culinaria como en el diseño del propio local. Se encuentra en un lugar privilegiado en la zona de Coredo-Nihonbashi y su jefe de cocina es el chef Yosuke Okazaki.

El recorrido profesional de Carme Ruscalleda también nos seguirá acompañando siempre gracias a su notoria bibliografía. Libros como ‘Diez años de cocina en el Sant Pau’ (1998), ‘Del plato a la vida’ (2000), ‘Cocinar para ser feliz’ (2001) o ‘La cocina más fácil y moderna’ (2006) ya son un auténtico MUST en las estanterías de profesionales y aficionados a la cocina.

Puede que el Sant Pau de Sant Pol de Mar cierre. Pero, como vemos, ¡nos queda Carme Ruscalleda para rato!