Saltear al contenido principal

La hora de la agricultura inteligente

La agricultura es la mayor industria del mundo. Emplea a más de mil millones de personas y genera más de 1,3 billones de dólares en alimentos al año. Los pastos y las tierras de cultivo ocupan alrededor del 50% de las tierras habitables de la Tierra y proporcionan hábitat y alimento a multitud de especies. Cuando las operaciones agrícolas se gestionan de forma sostenible, pueden preservar y restaurar hábitats críticos, ayudar a proteger las cuencas hidrográficas y mejorar la salud del suelo y la calidad del agua. Pero las prácticas no sostenibles tienen graves consecuencias para las personas y el medio ambiente.

Los agricultores se enfrentan a una doble realidad muy difícil en los próximos 40 años: tienen que aumentar la producción de alimentos en un 70% de aquí a 2050 para alimentar a una población cada vez más numerosa y urbana, y tienen que hacerlo cuando el aumento de las tierras cultivables probablemente no sea superior al 12% en los países en desarrollo. Este gran reto sólo puede superarse si la sostenibilidad está en el centro de las estrategias para mejorar la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza en todos los países y comunidades. Ningún otro tiene alguna posibilidad de alimentar a la población actual y garantizar al mismo tiempo la protección y regeneración de los recursos naturales que las generaciones futuras necesitarán para mantener sus medios de vida.

La agricultura sostenible es un término amplio que engloba el cultivo de alimentos con métodos que también nutren a la sociedad, el medio ambiente y la economía. Es una alternativa a las prácticas agrícolas industriales dominantes. Los agricultores sostenibles buscan apoyar la salud y el bienestar de la comunidad y trabajar con la naturaleza, sin dejar de ser empresas rentables

La agricultura sostenible es importante porque ofrece una solución a los problemas causados por la forma en que se cultivan la mayoría de nuestros alimentos hoy en día. Los métodos agrícolas industriales actuales, muchos de ellos derivados de la Revolución Verde de los años 50 y 60, están agotando nuestros recursos naturales mediante monocultivos y el uso excesivo de pesticidas y fertilizantes, entre otras prácticas, al tiempo que dejan a la gente con un acceso desigual a los alimentos y la nutrición en todo el mundo.

Para ayudarnos a comprender la importancia de combinar sostenibilidad y agricultura, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha definido los 5 principios de la agricultura sostenible:

  • Aumentar la productividad, el empleo y el valor añadido de los sistemas alimentarios: cambiar las prácticas y los procesos agrícolas al tiempo que se garantiza el suministro de alimentos y se reduce el consumo de agua y energía.
  • Proteger y mejorar los recursos naturales: promover la conservación del medio ambiente reduciendo la contaminación de las fuentes de agua, la destrucción de hábitats y ecosistemas y el deterioro del suelo
  • Mejorar los medios de vida y fomentar el crecimiento económico inclusivo.
  • Aumentar la resiliencia de las personas, las comunidades y los ecosistemas: transformar los modelos de producción para minimizar el impacto de los fenómenos extremos provocados por el cambio climático y la volatilidad de los precios del mercado en la agricultura.
  • Adaptar la gobernanza a los nuevos retos: garantizar un marco jurídico adecuado para lograr un equilibrio entre los sectores público y privado, asignar incentivos y garantizar la equidad y la transparencia.

Una de las maneras que para alcanzar estos objetivos es mediante la agricultura protegida que se refiere al uso de tecnología para modificar el entorno natural de los cultivos de hortalizas con el fin de ampliar su temporada de crecimiento y producir mayores rendimientos.  La agricultura de ambiente controlado es otro término que designa el cultivo de hortalizas, a menudo en invernaderos equipados con tecnología para lograr condiciones de crecimiento óptimas, como la temperatura, la humedad, la iluminación, la gestión de plagas y la nutrición de las plantas.  Ambos métodos suelen ir de la mano cuando se trata de producir más alimentos en menos terreno, en casi cualquier región del mundo y durante todo el año, minimizando las amenazas del entorno exterior.  La agricultura protegida consiste, en última instancia, en controlar el entorno dentro de la estructura para lograr mayores rendimientos.  Estos avances en la tecnología agrícola están haciendo posible que los agricultores y las organizaciones agrícolas alimenten a una población creciente, refuercen la resistencia del sistema alimentario y proporcionen métodos sostenibles de producción de alimentos frente al cambio climático.

En un mundo ideal, la producción de cultivos se llevaría a cabo en zonas que no requieren controles ambientales porque son adecuadas para la producción de cultivos durante todo el año de forma natural, pero desgraciadamente estas zonas son cada vez más escasas en el mundo actual. El valor de la agricultura protegida viene dado por el cultivo de un entorno interior que está en armonía con el entorno natural óptimo para nuestros cultivos con el fin de ampliar la temporada de crecimiento, lograr un alto rendimiento constante y garantizar la seguridad y la calidad de los alimentos.  Las medidas de protección para la producción de cultivos convencionales suelen implicar la dependencia de pesticidas, herbicidas y productos químicos que pueden socavar la salud del suelo y de las personas. La agricultura protegida elimina la necesidad de un uso excesivo de productos químicos mediante controles ambientales, optimiza el entorno de cultivo y aísla las cosechas de las fluctuaciones estacionales del entorno exterior para lograr un rendimiento más constante de cosechas de mejor sabor y más saludables.

Dado que los invernaderos pueden construirse prácticamente en cualquier lugar de terreno llano, la agricultura protegida permite localizar la producción de alimentos, especialmente cerca de las zonas urbanas que a menudo carecen de un acceso adecuado a los alimentos frescos y locales.  Los invernaderos de alta tecnología pueden lograr el mismo rendimiento que las explotaciones tradicionales en un 97% menos de terreno.  Al acercar el origen de la producción al consumidor, el sistema alimentario no se estructura en torno a las importaciones de cultivos internacionales y deja de ser vulnerable a perturbaciones como las catástrofes climáticas o las restricciones de viaje.  La producción local de alimentos a través de la agricultura protegida es más fiable, resistente, accesible, segura y sostenible al reducir la distancia y la duración del viaje desde la cosecha hasta los hogares.

Las ventajas del cultivo protegido en comparación con la producción de hortalizas al aire libre son, sobre todo, una mejor calidad del producto, con una mayor eficiencia de los insumos de agua, nutrientes y agentes de protección de los cultivos.  Además, el cultivo protegido depende menos del factor climático y garantiza la entrega de productos a tiempo

Maria Calabuig

Siempre he sido una persona inquieta, curiosa y apasionada por las cosas que me gustan de verdad. Llevo más de 20 años trabajando para que producto, cocina y cocineros hagan lo que mejor saben hacer: hacerme muy feliz. ¿Cómo?. Con otra de mis grandes pasiones: el marketing ya sea online como offline y la comunicación donde durante mi experiencia laboral he gestionado proyectos de comunicación y marketing, que me ha permitido enriquecer mis conocimientos, desarrollar una gran capacidad de adaptación a cambios y tener una amplia visión 360º.. Por eso estoy acostumbrada y más me encanta -porque nos vamos a engañar trabajar con periodistas, diseñadores, comerciales, empresas y creativos. La única condición -irrenunciable e innegociable- es que a todos nos una la misma pasión y dedicación por la gastronomía para conseguir siempre los mejores resultados.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar